Desde el pasado viernes 22 de febrero, y hasta finales del mes de marzo, el Teleférico de Madrid, que gestiona la Empresa Municipal de Transportes de Madrid estará cerrado al público. Un tiempo en el que la EMT realizará las operaciones técnicas de mantenimiento obligatorias de acuerdo a la normativa vigente para este tipo de instalaciones.
Una empresa externa adjudicataria se ocupará de desplazar el cable portador, labor que debe efectuarse preventivamente cada diez años. Posteriormente, se realizará la inspección técnica anual pertinente.

Se ha aprovechado para todo ello el momento de menor afluencia para realizar estas labores de puesta a punto en el Teleférico, que reabrirá sus puertas al público a finales de marzo.