El Placer de leer / Los minicuentos con moraleja de Sonia Castrillejo

Doradita era un hámster hembra, peludita y traviesa. Era de color marrón y dorado, de ahí el nombre que Carol le había puesto.
A Doradita lo que más le  gustaba era hacer ejercicio durante las noches en su rueda, y dormir todas las mañanas en su casa en una camita de paja.
Una mañana, Carol la encontró más cansada de lo habitual, estaba durmiendo panza arriba pero le constaba respirar. Ella empezó a preocuparse. Doradita era un hámster muy mayor y su hora había llegado.
La tristeza de Carol se reflejó en sus ojos pero al comenzar a recordar los buenos momentos que habían pasado juntas, una sonrisa se dibujó en su cara.
Recordó cuando limpiaba a Doradita y le encantaba escaparse, corriendo por todo el pasillo y buscando los recovecos más complicados para esconderse: detrás de la cama, debajo del mueble de la cocina…
Pasaban horas y horas jugando al escondite y esperando a que la pequeña mascota se cansara y saliera. Era  difícil de encontrar y siempre ganaba, asomando su cabecita vencedora con sus orejas perforadas y sabiendo que el juego había terminado y que era el momento de volver a su casa.
Por las noches hacía mucho ruido, corriendo en su rueda y comiendo los alimentos que había almacenado en sus carrillos durante todo el día: pipas, cereales y cacahuetes. En la oscura noche se oía el clic clac de las cáscaras mientras comía y el run run de la rueda mientras hacía ejercicio. A esos sonidos clic, clac, run, run, Carol le añadía ja, ja.
Carol sonrió recordando esos momentos tan graciosos que había vivido con Doradita. Su recuerdo era especial y no la olvidaría.
Llegó el momento del viaje de Doradita, por lo que hicieron una pequeña ceremonia en el jardín de su casa. Era otoño y no había flores. Carol buscó una piña y una hoja seca y las colocó en señal de amor y recuerdo.
Ahora, cada vez que sale al jardín sonríe y recuerda a Doradita, ya que para ella siempre será su mascota especial que inició el viaje al paraíso dorado.

Moraleja:
Cuando una mascota os deja hay que recordar los buenos y felices momentos
que pasasteis juntos y eso hará que una sonrisa ilumine vuestra cara.

 ‘El viaje de Doradita’ es un minicuento con derechos de autor de Sonia Castrillejo. Está permitido que lo copies, lo compartas y/o que se lo cuentes a tus hijos y alumnos; pero, por favor, cita su autoría.

Sonia Castrillejo es una prestigiosa escritora de libros infantiles. Ella nos trae periódicamente sus ‘Mini cuentos con moraleja’.
Puedes contactar con ella en cupicuwini@gmail.com

En este enlace puedes saber más de su obra:
https://letrame.com/producto/las-aventuras-de-pi-pa-ti-el-triste-arco-iris/