Aprendió a patronar y coser en unas clases de corte y confección con una modista de su pueblo, con sólo 9 años porque, desde muy pequeña, tenía muy claro lo que le gustaba ser de mayor.


Dresses2Kill es una marca de moda independiente con un singular estilo muy femenino y atrevido. Es una marca para gente fiel a su estilo, que no necesita renovar el armario cada temporada y que cree en un modelo de moda sostenible. Todos los modelos son únicos y se realizan a mano utilizando materiales de gran calidad.

Nació en Sevilla, creció en un pueblito de la sierra de Cádiz, y lleva doce años viviendo en Madrid.
A lo largo de los años no ha dejado de confeccionar todo tipo de prendas a medida y ha ido perfeccionando la técnica de manera autodidacta hasta crear su propio método. En 2011 decidió crear su propia marca de ropa, Dresses2Kill, de inspiración retro, y dedicarse también a la confección de prendas a medida.

Tanto en colecciones como en prendas a medida, Floren diseña, patrona, crea prototipos y confecciona, poniendo especial cuidado en los detalles y en la selección de los materiales, todos ellos adquiridos a proveedores locales.

Dresses2Kill cada día con mayor proyección internacional

Dresses2Kill incluye tanto ropa femenina como algunas prendas masculinas, con un estilo retro, a veces rockero, y atrevido. Todos los diseños están pensados para aquellas personas que buscan diferenciarse del resto y creen en un modelo de moda sostenible.

Dresses2Kill tiene dos vertientes de creación: Pret a porter (las colecciones propiamente dichas) y la línea de prendas de novia y fiesta (o cualquier tipo de prenda) hechas a medida de forma totalmente y personalizada.

Sin perder de vista la moda actual, los diseños de Dresses2Kill tienen su inspiración en la moda de los años 50, 60 y 70: El rollo pinup, las cinturas ceñidas y las faldas de capa de los 50; los vestidos yeyé y la minifalda de los 60; las campanas y los colores de los 70.

Todos los productos de Dresses2Kill son confeccionados artesanalmente cuidando al máximo los acabados. Absolutamente el 100% del proceso de producción se realiza en Madrid, desde el estampado de los tejidos en su caso, hasta la confección, y siempre trabajan con proveedores locales.

Rechazan la producción en masa y se centran en pequeñas producciones, dando como resultado colecciones muy limitadas. Además creen que todos los cuerpos son igual de perfectos, por eso trabajan a medida sin coste adicional.

En la parte de confección de prendas a medida, todas y cada una de ellas se realiza de forma totalmente personalizada en función de los gustos y las necesidades de cada persona, y siempre partiendo desde cero, así se aseguran de que el resultado sea perfecto, para eso es a medida :).

Un día colgó una foto de un vestido que había hecho en la red y gustó mucho, desde entonces su proyección creció por todo el mundo.  Échale un vistazo a su web, puede que te encanten sus creaciones. Tiene su taller en Madrid Río.

 Blanca Bertomeu para enmadridrio