Porque lo hemos oído muchas veces, la mayoría pensamos, casi por «inercia mental» que un año de vida en los perros equivale a siete humanos en términos de envejecimiento.

Yo, que suelo basarme en lo que dicen los especialistas, es decir los veterinarios, que son los que tratan muy bien a sus pacientes perrunos y conocen sus achaques, me quedo con la idea de que los perros envejecen de manera muy diferente a nosotros y que esos peludos a los que queremos tanto maduran mucho más rápido que nosotros, pero que depende de las razas, del tamaño (fundamentalmente) y de la salud y agilidad del animal.

Me hablan algunos veterinarios y veterinarias que los perros pequeños maduran mucho más rápido al principio de sus vidas, pero que después su envejecimiento se va ralentizando y tienden a vivir más años que las razas grandes.

Me dicen que cualquier medición es puramente indicativa. Muchos perros rompen las estadísticas viviendo muy por encima de la esperanza de vida que su tamaño y peso les adjudican las tablas.

Un perro mayor comienza a mostrar diferentes signos de envejecimiento pero ello no es la medida de la salud de un animal. Los veterinarios también suelen llegar a averiguar la edad de un perro con exploraciones especializadas de las articulaciones, huesosmúsculos y algunos órganos internos. También con determinadas condiciones que ellos saben observar en el contraste de la inmensa muestra con la que tratan: rasgos como pelo gris, patas más duras y menos ágiles, piel con mayor flacidez, dientes…

Así que la creencia popular de que cada año de vida de un perro son unos siete años humanos, no posee exactitud matemática.

Curiosamente  una inscripción de la Abadía de Westminster de 1268 establece una relación de 9 años perrunos a 1 año humano. Sin embargo en el siglo XVII se creía que esta relación era de 10 a 1. Muestra de que son creencias y no ciencia. ¿Dónde queda la evolución de la esperanza de vida por la mejora de la calidad de vida perruna en estos siglos que han pasado?.
He consultado tablas y tablas con idea de traeros algo más práctico que mis propias dudas y la «certeza» que más me creo (perdonad que transmita mi opinión) es este tipo de relación de edad de mi perro entre mi perro y yo, que propone la entidad «Animales de Adopción» y que me hace intuitivamente atribuirle mi voto, aunque como las demás no respondan a comprobaciones científicas exactas.
En todo caso, las personas que tenemos perros, los queremos tengan la edad que tengan.

Blanca Bertomeu para enmadridrio