Foto: Una garceta en la presa número 9 del río Manzanares. El País. Kike Para

Artículo de Berta Ferrero en el Diario El País:
 El proceso de renaturalización del río madrileño se convierte en un éxito ecológico y perjudica a los remeros, que necesitan el agua embalsada para entrenar

«La renaturalización del Manzanares ha cambiado la estampa madrileña hasta tal punto que ha sorprendido a propios y extraños. Ni políticos, ni ecologistas ni vecinos esperaban tal explosión de la naturaleza. La flora y la fauna han emergido a un ritmo tan trepidante como inusual y en dos años han llenado el cauce de 50 especies de aves, centenares de peces y 2.000 ejemplares de árboles autóctonos -censados hasta el momento- que desde hacía décadas no se veían en esos 7,5 kilómetros de este río que nace en la sierra de Guadarrama, en el norte, y desemboca, tras 92 kilómetros de recorrido, en el río Jarama, en el término municipal de Rivas-Vaciamadrid, al sur. La renaturalización ha sido un éxito medioambiental, pero ese triunfo de la naturaleza ha ido en contra de los intereses de los remeros, que entrenaban entre la presa 8 y la 9, con el agua embalsada».

Acceso directo para leer reportaje entero en El País