Maite Mauleón es Reflexóloga Podal y Herbodietista.

Muchas de las personas a las que he podido recibir en mis sesiones acudieron inicialmente por la curiosidad hacia esta técnica, poco conocida aquí en occidente, pero que cuenta con una gran cantidad de seguidores en China y el mundo oriental. Por ello, voy a tratar de explicar brevemente las claves de esta terapia.
¿Qué es?
Frente a la creencia popular, la reflexología podal, no es una técnica para el cuidado estético de los pies y tampoco sobre problemas en la pisada. Aunque es cierto que algunas personas pueden notar mejorías o cambios como consecuencia de su aplicación. La reflexología, también conocida como terapia zonal, consiste en la activación de algunos puntos clave de nuestro cuerpo que se encuentran en las manos, las orejas… Por tanto, la reflexología podal, es la que se centra en tratar zonas clave de nuestros pies.
¿Cómo funciona?
Su aplicación se realiza a través del masaje en ciertos puntos llamados “reflejos” mediante los que podemos estimular, relajar, tonificar y equilibrar nuestro organismo. Estas zonas se encuentran comunicadas a distancia por conexiones nerviosas. Existen varias vías de acción refleja, dos vías nerviosas (una vía rápida gracias a las neuronas de la médula espinal y otra más lenta a través de los músculos y glándulas controlados por el sistema nervioso central y endocrino), vías circulatorias (por la activación sanguínea y linfática) y una vía energética (debido a la fricción del masaje aumentamos la temperatura en los pies estimulando así las áreas reflejas).
¿Qué beneficios puedo obtener?
En los pies están representadas las distintas partes de nuestro organismo: la parte física, emocional, mental y funcional. Estas áreas se pueden ver alteradas por multitud de factores, pero hay uno del que ninguno nos escapamos, como es nuestro ritmo de vida y trabajo, que tiene un claro impacto negativo sobre nuestra salud global. Es curioso y no deja de sorprenderme cuando estoy realizando el masaje como la persona, desconocedora del mapa reflexológico, me describe sensaciones de calor u hormigueo en las áreas del cuerpo que yo estoy trabajando desde el pie. Normalmente coincide con las zonas de la columna y la cabeza. Y es que el masaje produce una respuesta inmediata., que ayuda a normalizar las áreas que puedan estar alteradas y beneficia a todo el organismo. Algunos de los beneficios más comunes, que comparten la mayoría de mis clientes son: una notable mejora en el descanso y los ciclos de sueño, una considerable reducción del estrés en el día a día, así como una mejora en sus digestiones. Además, la reflexología podal contribuye activamente a la mejora circulatoria y linfática de todo el organismo.
¿Es para todo el mundo?
Todo el mundo pude recibir este masaje, desde bebés a ancianos, sin embargo existe una serie de condiciones de salud bajo las que estaría contraindicado como son : problemas serios circulatorios como trombosis, flebitis, embolias, infartos, infecciones agudas graves o infecciones por hongos externas del pie.
Se trata de una técnica poco invasiva y muy placentera, por ello te animo a que la experimentes personalmente y te beneficies de todos sus efectos sobre la salud.

Jornada de Puertas abiertas de Reflexología Podal en
Espacio Ecológico Aragar / Paseo de Extremadura 13. Madrid / 25 de mayo