Desde el 3 de julio hasta el 29 de agosto y durante los fines de semana de verano, vuelve La Terraza Magnética con el habitual ciclo de cine al aire libre y conciertos al atardecer.

De lunes a viernes el tapeo también está abierto

Partiendo de la exposición Un encuentro vegetal, este año La Terraza Magnética propone una mirada hacia la relación del ser humano con la naturaleza; un trato que, a lo largo de la historia, ha podido ser apasionante, pero no siempre justo ni equilibrado.

El ciclo de cine de los sábados presenta una selección de largometrajes cuyo nexo común es la gran presencia e importancia del mundo vegetal.

Una variedad de títulos que muestran la fuerza inabarcable de la naturaleza más salvaje, como la todopoderosa selva amazónica de la herzogniana Aguirre, la cólera de Dios; otras, como Old Joy, de Kelly Reichardt, que la presentan como refugio y lugar de encuentro; e incluso la encontraremos como territorio mitológico en el que se forjan las leyendas, como ocurre en Tropical Malady, de Apichatpong Weerasethakul.

La programación audiovisual también aborda el insaciable deseo antropocénico de dominación de la naturaleza y su mercantilización con películas como Taming in the garden, de Salomé Jashi, sin dejar de lado esas realidades distópicas, en las que las plantas se rebelan contra el hombre, como las que protagonizan La tienda de los horrores y Little Joe.

Por su parte, los conciertos de los domingos proponen un espacio para la escucha desde el que replantear nuestra relación con la naturaleza y la forma en que la entendemos.

Estos conciertos se pueden seguir también en streaming a través del canal de YouTube de La Casa Encendida.

Un viaje al mundo salvaje y no contaminado por los seres humanos con los sonidos meditativos de la arpista Angélica Salvi y la artista peruana Ale Hop, quien crea su música observando los insectos y planteando un cambio necesario en nuestra forma de relacionarnos con otras especies. También tienen lugar propuestas musicales que proponen respetar los tiempos cíclicos con la inspiración de la artista Bikôkô, quien presenta en La Terraza Magnética su trabajo Aura Aura, donde explora cómo la música africana se integra, modifica y condiciona la vida cotidiana de las personas. Y hay lugar también para viajes hacia mundos remotos como el de la artista Verde Prato, que canta en euskera y recupera la tradición oral vasca en sus canciones, hablando del amor, la familia y la amistad, y también de los miedos, las ausencias y el deseo.

El festival también cuenta con otras miradas, como las de Molero, artista venezolano que ha vivido en Barcelona durante varios años y desarrolla una crítica del mito selvático eurocéntrico reapropiándose del lenguaje utópico de las bandas sonoras; y hay lugar para la metamorfosis, como la de Ikram Bouloum, una artista polifacética de padres marroquíes nacida en Torelló, que explora un sonido radical que destruye las implantaciones creadas por una dicotomía propia del choque cultural.

El productor angoleño DJ Nigga Fox, por su parte, nos traslada su interpretación del sonido como una identidad orgánica ininterrumpida e independiente fruto de la diáspora. Y celebramos la llegada de un futuro post-antropocéntrico con DJ Marcelle y sus composiciones, que mezclan y unen géneros para aterrizar en paisajes sonoros inexplorados.

Mapa de la programación

La Casa Encendida
Ronda de Valencia, 228012 Madrid / T 91 506 21 80

Fuente:
La Casa Encendida

Crédito foto: Madrid Destino