Pero, salvo imposibilidad física, por favor ven en bici, andando o en transporte público. La Casa de Campo, este pulmón verde de Madrid, te lo agradece.

Remar en familia, con amigos o en pareja, es una de las pequeñas aventuras que dejan un recuerdo en la memoria emocional, sobre todo cuando somos pequeños. Una experiencia que toca el lado humano de la diversión en grupo o el romanticismo de la pareja.
Hay quienes con una edad menos juguetona y menos enamoradiza, pero aún con ganas lúdicas de disfrute aunque más sereno, reman hasta el centro del lago para recostarse en la barca y leer un libro. Ninguna de ellas es mala idea: encontrar la serenidad en medio del lago y disfrutar de un ratillo de paz o de simulación marinera, en este caso de agua dulce.

Por suerte, la ciudad de Madrid nos ofrece poder remar libremente en el lago de La Casa de Campo y en el lago del Parque de El Retiro.

Horarios y precios de las barcas del lago de la Casa de Campo

El embarcadero para barcas de utilización pública está abierto en esta época de primavera y hasta al menos 31 de agosto (desde septiembre se empiezan a eliminar progresivamente los últimos turnos cuando la luz de la tarde va menguando), en un primer turno desde las 10,30 de la mañana y sucesivamente cada hora ( 11:30, 12:30, 13:30, 14:30 etc, hasta un último turno que comienza a las 19:30 h.
Los billetes, se compran en la taquilla que está en el embarcadero a un precio de 6€/barca en días laborables y 8€/ barca en sábados y festivos. / El precio es por barca y la ocupación hasta 4 personas.

En la normativa figura que…

La entrada da derecho a la utilización de una barca con un número máximo de 4 ocupantes durante 45 minutos a partir de la hora inicial asignada en la reserva.

Los niños menores de 14 años deberán ir acompañados de un mayor de 18 años.

No procede la devolución del importe abonado por la reserva de la barca en ningún supuesto, incluido el derivado de una climatología adversa.

El desembarco se debe realizar en el mismo punto en donde se realizó el embarque. Está prohibido el desembarco en un punto distinto del estanque o lago.

Así describe Turismo Madrid el Lago de la Casa de Campo:

«Este gran lago artificial tiene sus orígenes en el siglo XVI, dentro del proyecto paisajístico encomendado por el rey Felipe II al arquitecto Juan Bautista de Toledo, para el acondicionamiento del Real Sitio de la Casa de Campo. Tras una profunda restauración realizada en 2018, el lago es un lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza mientras se toma algo en los bares y restaurantes situados a su alrededor, así como para practicar deportes náuticos o alquilar una de sus barcas.

El lago ocupa una superficie de 80 150 metros cuadrados, con un volumen de 158 637,41 metros cúbicos de agua ( Casi 160 millones de litros) y una profundidad que varía desde los 4,50 metros de máxima hasta 1,20 metros de mínima. Su perímetro tiene una longitud de 1370 metros.

Paseando por su entorno, catalogado como Bien de Interés Cultural en la categoría de Sitio Histórico, se pueden encontrar diversos árboles y arbustos, como madroños, tarays, arces, serbales, plátanos y olmos. En la zona de restaurantes se sitúa un mirador desde el que poder observar el lago, el parque y unas preciosas vistas de Madrid.

El embarcadero, con más de 250 metros cuadrados divididos en cuatro pantanales, cuenta actualmente con unas 50 barcas de remo de uso recreativo y la posibilidad de navegar en piragua y canoa. Se puede reservar el alquiler de barcas a través de la aplicación «Madrid Móvil» o de deportes/web. Una vez dentro de ella, hay que  acceder al apartado ‘Clases abiertas’, donde se podrá elegir la instalación y reservar con anticipación el uso de las barcas.

Muy cerca se encuentra el Centro Entomológico Manuel Ortego, que alberga una de las colecciones de coleópteros (escarabajos) y lepidópteros (mariposas) más importantes de España, además del Zoo, el Parque de Atracciones y el Recinto Ferial de la Casa de Campo, siendo todo ello de fácil acceso, no sólo en metro y autobús, sino a pie por la Avenida de Portugal desde Madrid Río.

Alrededor del Lago de la Casa de Campo se encuentran varios restaurantes con una interesante oferta gastronómica que contribuye a valorar, aún más, este bonito enclave natural madrileño. De la mano de grupos de restauración de prestigio como Triciclo, Casa Remigio o Urogallo, los visitantes del lago pueden disfrutar de diferentes propuestas de cocina española».

Como elemento original, cuenta con un surtidor inaugurado en 1992 y cuya altura —unos 60 metros— se autorregula en función de la velocidad del viento (marcada por un anemómetro situado en una de las orillas del lago).

Willy Samper / enmadridrio.es